Mi amigo el clítoris

Publicado por: Gus Dolce Love En: Salud Sexual En: Comentario: 0 Visualizaciones: 197

Todo sobre el clítoris. Localización, anatomía, aprende a usarlo correctamente para conseguir mejores orgasmos.

Aprovechando que en el blog anterior hablamos sobre la masturbación en general, tanto masculina cómo femenina, sus beneficios, falsas leyendas y demás, vamos a seguir un poco la mísma línea y en este os voy a hablar del clítoris.

Y es que en pleno siglo XXI y teniendo en cuenta las conclusiones que hemos sacado después de tantas y tantas reuniones Tuppersex, a base de hablar con los y las invitadas a las mismas, nos hemos dado cuenta de que, aunque parezca mentira y a la vez es triste, todavía hay mujeres, eso si, más bien de edades ya "maduras", pero sobre todo hombres, que desgraciadamente, todavía no tienen muy claro eso del clítoris y sobre todo cómo usarlo y a veces, sobre todo en el caso de los hombres, ni siquiera dónde está exactamente. Así que, aunque si bien es cierto que hoy en dia, por lo menos las mujeres jóvenes, quiero dar por sentado que la inmensa mayoría, salvo raras excepciones, saben perfectamente dónde está y cómo usarlo para beneficio propio, también es cierto que, un gran número de ellas, tampoco se esfuerzan mucho en conocerlo a fondo y poder descubrir nuevas, y casi siempre, maravillosas maneras de conseguir un placer que ni siquiera imaginan que pueda existir hasta que lo experimentan por sí mismas.

Y es por esto, precisamente, por lo que vamos a dedicar este blog "especial" a nuestro amigo y todavía un poco desconocido "EL CLITORIS".

Bien, vamos a empezar por localizarlo en el cuerpo. Y para ello, os muestro esta imagen de las partes externas de los genitales femeninos, que cómo podéis observar, no es sólo una vagina, chocho, coño, o cómo cada un@ quiera llamarlo. Yo, que soy muy educado y respetuoso, llamaré a cada parte por su nombre "fino" y elegante...jeje!!

Partes externas genitales femeninos

Cómo vemos en la imagen, el clítoris está localizado en la parte superior de la entrada de la vagina, justo dónde se juntan los labios menores y justo debajo de donde se juntan los mayores. Cuando la vagina, está en estado de "reposo" es más "complicado" encontrarlo ya que se encuentra "escondido" más o menos entre los labios mayores, y en estado de relajación prácticamente, aunque depende del tamaño, ya que es el equivalente al pene masculino y al igual que éste, los hay de diferentes tamaños, no sobresale nada.

Pero cuando la mujer está algo excitada y la vagina empieza a hincharse con la sangre que bombea y a lubricarse, el clítoris, que cómo digo, es el equivalente al pene masculino, también se empieza a hinchar y agrandar y es entonces cuando es mucho más fácil encontrarlo, ya que se pone duro como un pequeño garbanzo. Para ese momento la vagina está ya tan hinchada, que los labios mayores incluso se han abierto un poco y la vagina, dependiendo de cada mujer, está literalmente empapada y lista para la penetración.

El clítoris es tan diverso en forma y tamaño como lo es el pene, aunque por supuesto, mucho mas pequeño...sin embargo hay clítoris que parecen micropenes más que clítoris por el tamaño que tienen...pero, al contrario que éste, es un órgano mucho más complejo. El clítoris es el único órgano conocido cuya función es única y exclusivamente, dar placer sexual a la mujer. No tiene ninguna otra función conocida a día de hoy.

Así como el pene a parte de para dar placer sexual al hombre, a través del glande, que es como un clítoris gigante aunque no exactamente igual como explicaré después, sirve como aparato reproductor masculino expulsando el sémen en el momento de la eyaculación y como aparato excretor expulsando la orina que viene desde los riñones y se almacena en la vejiga, el clítoris, aunque forma parte del aparato reproductor femenino, no tiene ninguna otra función a parte, como he dicho, de proporcionar placer sexual a la mujer para incitarla a la reproducción y así continuar la especie. Esa es la función por la que la naturaleza nos ha proporcionado, sobre todo a los mamíferos, el placer sexual.

En los humanos, es a partir del tercer mes de gestación, cuando el feto empieza a distinguirse y a cambiar hacia macho o hembra. Hasta ese mes, no hay ninguna diferencia entre los sexos. De ahí que los aparatos reproductores masculino y femenino sean tan parecidos en cuánto a partes y funcionamiento, ya que el orígen es el mismo.

De echo, el clítoris no es sólo el pequeño bulto que se ve o se nota por fuera, sino que consta de exactamente cinco partes, de las cuales la única visible, es precisamente el glande (si, recibe el mismo nombre que en el pene masculino), que es lo poco que se ve a simple vista y de echo es, anatómicamente hablando, exactamente igual de forma que éste. Pero el clítoris cómo podéis ver en la imagen siguiente, es mucho más de lo que se ve.

Cómo podéis apreciar en la imagen, la parte del glande y el capuchón, es prácticamente igual a un pene masculino. El capuchón es el equivalente al prepucio masculino. Consta, al igual que este también, de un cuerpo cavernoso que es el que se llena de sangre cuando nos excitamos y hace que los genitales se hinchen y se preparen para el coito.... seguro que os ha sorprendido ver vuestro clítoris por dentro, a que si? Pero el clítoris, cómo os expliqué más arriba, no es exactamente igual ni mucho menos al pene. De hecho, tiene muchas más terminaciones nerviosas que el glande masculino, a pesar de ser mucho más pequeño, entre otras diferencias importantes, cómo ya os he explicado antes también. Eso significa que es mucho más sensible y por lo tanto, capaz de sentir mucho más placer pero también mucho más dolor o simplemente molestia. Y esto es muy importante que sobre todo vuestra pareja lo sepa a la hora de mantener relaciones sexuales, para que sean placenteras y no se conviertan en una tortura.

Y esto nos lleva a la importancia, cómo siempre digo y no me canso de repetir, de conocer perfectamente nuestro cuerpo y saber exactamente lo que nos gusta, cómo nos gusta y en qué momento nos gusta, para poder transmitirselo a nuestr@ compañer@ y que nos haga disfrutar al máximo del sexo. Y es que para gozar de una salud sexual plena y satisfactoria, es indispensable disfrutar el sexo de verdad y no quedarnos "a medias" o con frustraciones que a veces sufrimos porque pensamos que podemos "herir" de alguna forma a nuestra pareja si le decimos ciertas cosas sobre nuestras necesidades sexuales.

Llegados a este punto, aquí podríamos escribir un tratado entero que hablase sólo sobre la masturbación femenina, pero ese es un tema que quiero tratar más en profundidad, cómo se merece en un próximo blog, así que, me voy a limitar a explicaros un poco que hay muchos "tipos" de orgasmos según la manera de la que nos estimulemos. Y tantas formas de hacerlo, cómo la imaginación nos deje. Ahí está lo bonito e interesante de buscar y descubrir nuevas formas de disfrutar de nuestra sexualidad, explorando nuestro propio cuerpo o dejándole a nuestra pareja que lo haga con toda confianza, aunque ésto es más bien, desgraciadamente, sólo para parejas que gozen de plena confianza y complicidad.

Según dicen muchos sexólogos y otros estudiosos, aunque muchas veces se habla de orgasmo clitoriano (éste es el que se alcanza evidentemente através de rozar o frotar el clítoris directamente), orgasmo vaginal (el que se alcanza a través de la penetración en el interior de la vagina), orgasmo del punto g.... y así podría seguir nombrando unos cuantos más... realmente sólo existe una clase de orgasmo... EL CLITORIANO; ya que teniendo en cuenta la estructura interna del clítoris, que viendo la imagen vemos que es mucho más que lo que se ve a simple vista, es posible que tengan razón y todos los orgasmos vengan única y exclusivamente del clítoris.

Pero entonces, ¿Por qué la mayoría de las mujeres que han experimentado distintos tipos de orgasmos dicen que no tienen nada que ver unos con otros? Si, realmente se llega a un orgasmo, que es el fin del placer sexual y la culminación de la excitación, pero según estas mujeres, no es igual el orgasmo que sienten, por ejemplo, mediante la penetración en el interior de la vagina, que el que sienten al frotar el clítoris directamente. Y no hablemos ya del orgasmo que sienten las que lo alcanzan, supuestamente, a través del Punto G, que incluso algunas casi llegan a desmayarse...

Así que, si todos los orgasmos son clitorianos, ¿Por qué son tan distintos?

Personalmente pienso que, aunque es posible que el clítoris esté conectado a casi todo el órgano sexual femenino, sobre todo a nivel interno, realmente creo que existen distintos tipos de orgasmos, que aunque al final todos tengan un punto en común, el clítoris, dependiendo de la zona dónde se "toque" o de la manera en que se haga, se sienten totalmente distintos. De hecho, la mayoría de las mujeres que dicen experimentar distintos tipos de orgasmos, generalmente califican el que logran frotando o rozando directamente el clítoris, como el menos intenso en comparación a los otros.

Acualmente, incluso en los hombres se está hablano sobre todo de unos años hacia acá, según se van superando tabúes, de que también hay por lo menos dos tipos de orgasmo. El llamémoslo normal, a través del glande o del pene, osea el de toda la vida y el "nuevo" que supuestamente se alcanza a través de un masaje en la próstata, a la que sólo es posible acceder a través del ano, y que ahora se está desubriendo que es el equivalente al Punto G femenino. Los hombres que lo han experimentado dicen que no tiene nada que ver con el orgasmo "normal" a través sólo del pene, sino que éste es mucho más intenso y largo e incluso algunos aseguran que les hace eyacular más cantidad de sémen. Sin embargo, también dicen que es muy difícil alcanzarlo sólo a través del masaje en la zona prostática y que para lograr llegar al orgasmo, igualmente tienen que, de alguna manera, estimular el pene o la zona del glande. Aunque hay hombres que aseguran haber llegado al orgasmo solo a través de la zona de la próstata, pero porque llevaban mucho tiempo sin eyacular de ninguna forma y cómo sabemos, el semen en los hombres no se reabsorbe, sino que se produce continuamente y llega un momento que si se hace voluntariamente, el propio cuerpo, normalmente por las noches a través de sueños "eróticos", se encarga de "descargar" el sobrante de semen.

En las mujeres puede que pase algo similar, que, cómo digo, dependiendo de la zona que se estimule, pero teniendo en cuenta que el clítoris es mucho más sensible que el glande masculino, el orgasmo que se alcance sea más o menos intenso aunque en el fondo, todos sean a través del clítoris.

En cualquier caso, tanto el orgasmo cómo la estimulación, depende totalmente, también como siempre de cada persona. No todas las personas, tanto hombres y mucho menos las mujeres que son mucho más complejas en este sentido, sienten lo mismo en las mismas zonas, ni les excitan las mismas cosas, ni tienen las mismas zonas erógenas o simplemente sensibles. Por lo que el orgasmo que se logre, sea del tipo que sea, o en la persona que sea, dependerá de otros muchos factores como el grado de excitación, el "humor" que se tenga ese día, si se está bajo los efectos de algún tipo de producto que de alguna manera altere nuestra percepción y otros muchos factores, tanto físicos cómo psicológicos.

Así que teniendo en cuenta todo esto y ahora que conocemos mejor a "Nuestro amigo el clítoris", ¿por qué vais a limitaros a frotaros con la yema de los dedos y poco más? Explorar vuestros cuerpos sin miedo ni vergüenza, que es lo primero para disfrutar de una vida sexual plena y feliz y descubrir nuevas formas de daros placer, que seguro que os sorprenderán. Desde que se empezó a "poner tan de moda" la eyaculación femenina, cada vez hay más mujeres que consiguen tenerla, normalmente a través del orgasmo del punto g. Antes había muy pocas mujeres que lo consiguiesen. Y esto amig@s, sólo se consigue a través de la exploración y la experimentación.

Y no olvidéis, que si algo no os gusta, no tenéis por qué hacerlo...es vuestro cuerpo y de nadie más.

Hasta la próxima!!

comentarios

Deje su comentario