La Masturbación femenina

Publicado por: Gus Dolce Love En: Salud Sexual En: Comentario: 0 Visualizaciones: 94

Aprende todo sobre la masturbación femenina. Técnicas, secretos, beneficios...

En este nuevo blog y siguiendo el hilo de los anteriores para cerrarlo, vamos a tratar el tema de la masturbación femenina, que es tan amplio, extenso y variado, que se podría escribir un tomo entero dedicado exclusivamente a ella.

Ya sabemos todos, o deberíamos de saberlo, que la masturbación sólo tiene beneficios para nuestro cuerpo y mente y ningún efecto perjudicial, al no ser, claro está, que se convierta en una adicción u obsesión, como todo. Pero hoy en día, desgraciadamente, todavía es un tema tabú para mucha gente, especialmente mujeres, que unas veces por desconocimiento por no haber recibido una buena educación sexual, y otras, casi siempre, por falsos tabúes, creencias religiosas o prejuicios morales que la sociedad muchas veces nos intenta imponer, sobre todo en determinados circulos familiares o sociales.

Vamos a intentar con este blog, aclarar a esas mujeres o más bien a esas personas que siguen pensando que la masturbación es un acto sucio o propio de personas enfermas, lo bueno que es realizarla para nuestra salud y mente, aunque ya hablamos de ello en un blog anterior, y mostrar algunas de las infinitas técnicas y consejos para hacer de la masturbación, en este caso la femenina, todo un arte.

Como ya dijimos en el anterior blog, en el que hablamos de la masturbación en general, el practicarla sólo tiene beneficios saludables para nosotros, a parte evidentemente, del placer sexual, que ya de por sí es un gran beneficio. Pero quizá el beneficio más importante que nos aporte, sea el poder conocer nuestro cuerpo a la perfección, lo que nos facilitará el poder diafrutar de una vida sexual más plena y satisfactoria, ya sea en pareja o solas. Hay personas que cuando se masturban, realizan todo un ritual que lo convierte casi más en "hacer el amor" consigo mismas que en un simple acto de masturbación. De hecho, la mayoría de las personas, sobre todo las mujeres, consiguen mejores orgasmos mediante la masturbación que con una pareja. Si a esto le unimos el conocer nuestro cuerpo al milímetro y saber que zonas tenemos más sensibles o cómo tocarlas para conseguir más excitación o placer y además lo combinamos con nuestra imaginación, el resultado puede ser sencillamente explosivo.

Hay tantas maneras de masturbarse una misma o técnicas como tipos de personas. Pero si en vez de limitarnos al simple frotamiento o toqueteo de nuestro clítoris, nos atrevemos a acariciarnos el cuerpo entero mientras en nuestra cabeza tenemos esa fantasía o situación que todas tenemos, que tanto nos excita al imaginarla o recordarla y nos dejamos llevar, como nos gustaría que nos acariciase otra persona, nos daremos cuenta de que, efectivamente, podemos conseguir orgasmos mucho mejores, más largos e intensos que si nos limitamos a "una paja rapida" y ya está. Que en muchas ocasiones, sobre todo si no tenemos demasiado tiempo libre para "hacernos el amor", también es mucho mejor que no tocarnos nunca, evidentemente. Pero por lo menos, de vez en cuando, sería ideal que nos dedicasemos un poco de tiempo tranquilamente, sin prisas, a disfrutar de nuestro cuerpo. Que dejemos a un lado, por lo menos por un rato, nuestros tabúes, nuestros complejos, no olvidemos que estamos solas en la intimidad de nuestra habitación, baño o lugar que elijamos para tener nuestro "encuentro sexual". Las mujeres que se masturban con regularidad, son más activas sexualmente y saben mucho mejor como difrutar una relación sexual e incluso cómo hacer disfrutar más a su pareja, sobre todo si es otra mujer claro, pero aunque sea un hombre, el cuerpo humano no es tan distinto entre nosotros y hay muchas zonas erógenas que compartimos.

Para disfrutar de un maravillosos orgasmo mediante nosotras mismas, tenemos que tener en cuenta varios factores. El principal y más importante, tener la mente despejada de problemas o preocupaciones, tenerla abierta a estar dispuestas a disfrutar de nuestro cuerpo cómo si fuese el de otra persona que está a nuestra entera disposición para hacerla lo que queramos y tener una atmósfera adecuada, creada mediante un lugar tranquilo y en el que sepamos que nadie nos va a molestar de ninguna manera por lo menos mientras dure nuestro "ritual", música que nos guste a ser posible que nos relaje, unas velas aromáticas, un baño caliente con espuma, en definitiva, buscar aquello que nos produzca a cada una ese ambiente ideal para disfrutar el momento. Cómo digo siempre, hay tantas maneras de conseguir ésto, como variedad de mujeres y sólo nosotras mismas, conocemos nuestras necesidades o gustos mejor que nadie.

Una vez que estemos en situación y que nuestra mente o mejor, nuestra imaginación nos haya ido despertando los sentidos, tenemos que empezar a acariciar nuestro cuerpo buscando las zonas dónde más nos gustaría que nos tocase otra persona. Esas zonas que nos ponen la piel de gallina y nos erizan el vello del cuerpo y seguramente también  los pezones, que en ese estado, reclamarán nuestra atención. Pero para conseguir esto, repito, tenemos que dejar a un lado nuestros complejos, que todo el mundo tenemos alguno y más especialmente las mujeres y estar dispuestas a acariciar nuestro cuerpo cómo si fuese el más bello del mundo, que es lo que realmente tiene que ser para nosotras. Nos guste más o nos guste menos nuestro cuerpo, la masturbación es un acto íntimo, aunque por supuesto se puede practicar en pareja pero eso ya es otro tema, en el que sólo participamos nosotras mismas, por lo que es absurdo que sintamos vergüenza alguna de nuestro propio cuerpo.

Una vez liberadas de todos esos complejos absurdos o cualquier tabú o creencia que nos impida disfrutar de nuestro cuerpo cómo debe ser, ya podemos buscar la técnica que más placer nos proporcione. Desde la palma de la mano frotando nuestro clítoris y toda la vagina en circulos, sentarnos a horcajadas sobre nuestra almohada o incluso sobre ese peluche gigante, que nos regalaron hace tiempo que tanto nos gustaba pero que por su tamaño se termina convirtiendo en un problema hasta que descubrimos lo suave que resulta entre nuestras piernas, y que además, le podemos acoplar algún "juguetito" para que parezca que realmente lo estamos haciendo con el peluche de verdad.... La bañera tanto si disfrutamos de un baño relajante, cómo si queremos disfrutar de la fuerza de su chorro directamente en nuestro sexo y sobre todo la ducha con su alcachofa maravillosa, sobre todo si es de las que tienen varias posiciones, también son ideales para disfrutar de unos orgasmos estupendos mientras practicamos nuestra higiene personal.

Incluso mientras estamos sentadas en una silla en el trabajo, en clase, o en una aburrida conferencia, podemos cruzar nuestras piernas y hacer fuerza con nuestros muslos cómo si estuviéramos atrapando a un amante invisible al que no queremos dejar escapar, y descubriremos que nuestro sexo empieza a humedecerse sintiendo los apretones de nuestros muslos.

Una de las grandes ventajas que tenemos las mujeres respecto a los hombres en el tema sexual, es que somos infinitamente más sensibles, ricas en sensaciones y que además, no tenemos pene, por lo que nadie notará en ningún momento, al no ser que queramos que se nos note claro, si estamos como unas "unas gatas en celo" o estamos trabajando en nuestra silla del trabajo, escuela o asiento del autobús, así que nuestro único límite es nuestra moral y nuestra imaginación.

Hoy en día, además, existen una gran variedad de "juguetes" y accesorios para ayudarnos, facilitarnos y proporcionar unos orgasmos increibles sin ningún esfuerzo ni prácticamente movernos, que la mayoría de las veces, incluso nos harán sentir sensaciones que nunca antes habíamos sentido. Y es que aunque nada es comparable a las manos o la boca, de una habilidosa pareja real de carne y hueso, en cuanto a resistencia y ritmo, nadie puede competir con un buen vibrador. Los hay tan avanzados que muchos de ellos utilizan incluso mandos a distancia inalámbricos, que hacen que los podamos llevar puestos en cualquier lugar y situación mientras los controlamos, o nos los controlan, con un mando a distancia que nadie imaginará lo que es realmente, a la vez que nosotras estamos disfrutando como locas, consiguiendo un orgasmo tras otro, mientras trabajamos, estudiamos, estamos en el cine o vamos en transporte público. Aunque claro está, no es muy recomendable hacerlo en ninguna de estas situaciones, por nuestro propio bien, pero allá cada una...

Los hay también, que reaccionan al sonido, pudiendose "emparejar" con determinados reproductores de música vibrando al ritmo de la música o simplmente al ritmo de cualquier sonido ambiental. Además, un gran número de los juguetes eróticos modernos, disponen de motores increiblemente pequeños pero de gran potencia, baterias de larga duración recargables e incluso algunos se manejan a través de aplicaciones para teléfonos móviles. Algunos incluso se pueden conectar a través de internet con otros juguetes compatibles de otros usuarios, que nos permite, a parte de controlar el nuestro, controlar, tras un mutuo acuerdo, claro, los juguetes de otras personas y a ellos controlar los nuestros estando incluso a miles de kilómetros de distancia. Alta tecnología al servicio, única y exclusivamente, de darnos cada vez más placer y más intenso.

Y por supuesto, los hay diseñados exclusivamente, para estimular nuestro punto g, tan de moda hoy en día, y otras zonas a la vez, dependiendo del modelo; que por suerte, cada vez hay también más mujeres, todo hay que decirlo, que se han encontrado su punto g y disfrutan mucho más de su sexualidad.

En nuestra tienda podéis encontrar un amplio catálogo de modelos para todos los gustos y bolsillos, incluyendo algunos de los modelos más modernos de los que os he hablado.

En definitiva, podamos disponer de un juguete sexual ultra moderno o simplemente contemos con nuestras manos, lo importante, como siempre, es disfrutar nuestra propia sexualidad a nuestra manera y a nuestro gusto, para conseguir los mejores orgasmos posibles, que para una cosa maravillosa que existe, que es gratis y que sólo depende de nosotras mismas, es una lástima no aprovecharlo a tope.

comentarios

Deje su comentario